Entrar | ¿No tienes cuenta?? Registrarse!
Tibia Noticias

Las Siete Estancias del Tormento II

Escrito por Cipsoft (Traducido por Sir Sauko) on martes 27 octubre 2015
Martel Era winter2 ya bastante pasado a media noche y Amaro se revolvía y volteaba inquietamente en su cama cuando la tercera visión cayó sobre él como un rayo. Con ojos bien abiertos, clavaba su mirada en unas rugientes tinieblas. Tras unos desalentados segundos, imágenes comenzaron a dar vueltas en su cabeza y oyó una fuerte y diáfana voz, como si alguien estuviera parado justo al lado suyo.

winter8 La DESTRUCCIÓN les espera! Enfrenten a las fuerzas de Apocalypse en un calabozo atestado con los engendros del infierno. Derrótenlos o prepárense para la aniquilación!










winter9 No hay escapatoria. No hay esperanza. No hay otra manera mas que descender más y más profundo hacia el corazón de la DESESPERANZA.











winter10 Tengan cuidado con la oscuridad absoluta del sepulcro! La sombra de la NO-MUERTE caerá sobre ustedes.











rift warrior outfit "Déjame en paz!!!" El grito que había estado atrapado en la garganta de Amaro finalmente salió con fuerza. -No puedo. No todavía. - Amaro agitó sus brazos alrededor suyo. ALGUIEN estaba parado al lado suyo pera estaba demasiado oscuro para ver quién era: "Utevo gran lux." Nada ocurrió. "Por los dioses, quién eres? Qué quieres de mí???" - Sabes perfectamente quién soy y lo que quiero. Todavía no has cumplido tu parte del trato. - "De qué trato estás hablando?" - Nosotros compartimos nuestros secretos contigo. Te permitimos alcanzar aquellos lugares inalcanzables. Te damos todo lo que necesitas. A cambio, tu les dices. Tu les adviertes. Tu divulgas la palabra. Así que anda ya, deja que esto se sepa...-

Tras un repentino destello de luz, Amaro hizo una mueca de dolor y parpadeó rápidamente hasta que sus ojos se ajustaron. Reconoció entonces el familiar espacio de su cuarto. Estaba solo. Una extraña vestimenta había sido ubicada a los pies de su cama y un pergamino lleno de notas escritas a mano descansaba sobre ellas...